8:30 am

Star 0

Comment0

8am, despierto y ¡qué nervios! La noche anterior, saqué un mapa de papel que tenía de Tokio e hice un pequeño plan, donde iniciaría y lo que recorrería. El mapa no tenía calles ni líneas de metro, únicamente marcaba los lugares más importantes y traté de hacer algo desde ahí.

A las 8.40 salí del hotel y caminé un rato para llegar al mercado de pescados de Tokio. Al principio, conforme me acercaba, sentía cierta hostilidad, y al no ver claramente una puerta, me metí por uno de los andenes de carga y descarga. Para la gente que ahí trabajaba le daba igual, era otro turista más en busca de aventuras, para ellos otro día de trabajo. Debo reconocer que, a pesar de ser uno de los mercados de pescados y mariscos más importantes del mundo, no olía para nada mal. No olía a pescado, punto. Estuve poco más de una hora recorriendo los pasillos entre hielo, pescado y comerciantes malhumorados, pero nada mal. En un andén, me topé muy de cerca con un señor de peinado muy particular y entre señas accedió a que le tomara una foto. Después, otra vez vi que llegaban los camiones de los tours y pensé que era buen momento para salir de ahí, seguí caminando, encontré un pequeño templo budista en donde me detuve unos minutos y encontré donde desayunar. Arroz con un pedazo de pollo empanizado encima y una salsa rica, junto un huevo crudo. Se estila poner un huevo crudo sobre algunos platillos calientes y "se cocina" con este calor. No sé si cambie mucho el sabor, pero sí la consistencia del plato, estaba bueno.

De ahí empecé a caminar hacia el norte, pasando por Ginza, una especie de 5a Avenida donde hay un sinnúmero de tiendas de diseñador y gente vestida para la ocasión. De ahí seguí caminando, tomé el metro a Tokyo Station, y caminé hacia el Palacio de Tokyo. Todo iba de maravilla, pasaba medio día y me sentía bastante bien. De ahí me moví a Akihabara, un barrio conocido principalmente por albergar a los héroes de la ciudad. Sí, hay muchas tiendas de electrónica, videojuegos y sobretodo de las tarjetitas coleccionables con que juegan los geeks. Cómo no entendí nada, y el lugar realmente no fue mi hit, me empecé a mover hasta encontrar otro Templo. Es lo padre de todo Japón, hay templos en todas partes y todos son muy distintos, son buena opción para explorar. Supongo que lo mismo han de decir los extranjeros que visitan México, que está lleno de iglesias y que todas son muy distintas unas de otras.

No comments